Creación de una auditoría cognitiva

Estándar

Si bien es improbable que los auditores queden fuera de la automatización, las tecnologías cognitivas pueden aportar valor a la auditoría.

Es probable que durante los próximos años, partes sustanciales de las auditorías de las empresas públicas y privadas sean aumentadas por las tecnologías cognitivas. De hecho, gran parte de la profesión de auditoría está explorando, experimentando y avanzando con esfuerzos para utilizar diversas tecnologías cognitivas en la auditoría.

Para ser claro, es poco probable que la profesión llegue a una auditoría totalmente automatizada sin intervención humana en el horizonte, y continúa contratando más auditores cada año. Pero existe un consenso dentro de nuestra organización, al menos, de que las tecnologías cognitivas pueden aportar un valor sustancial al proceso de auditoría para auditores, clientes y público inversionista.

Tres factores clave caracterizan un enfoque sólido para una auditoría cognitiva habilitada. Uno es un enfoque global para detectar y entregar la innovación de auditoría. El segundo es un “mejor de la raza”, componente por componente enfoque para el desarrollo de soluciones tecnológicas. El tercero es emplear un proceso bien definido de cinco pasos para pasar del estado actual de los procesos de auditoría a un enfoque cognitivo habilitado. También describiremos algunas de las funciones clave que prevemos que los auditores jueguen cuando las máquinas están haciendo muchas de las tareas de auditoría manual tradicionales.

Un enfoque global

Este enfoque implica la formación de un equipo de innovación de auditoría global con miembros en toda la organización global. Una de las tareas del equipo es detectar constantemente y evaluar nuevas tecnologías para perseguir una variedad de proyectos coordinados que se espera que en última instancia, facilitar ágil, cognitivo habilitado auditorías en cualquier parte del mundo.

Thomas H. Davenport

Además, el enfoque global implica el desarrollo interno de datos, herramientas analíticas y de visualización, automatización del flujo de trabajo y aplicaciones cognitivas, y la automatización robótica de procesos, o “bots”. Esto requiere una gran cantidad de organización y pensamiento para evaluar constantemente si las tecnologías responden a facilitar Tanto la calidad de la auditoría global consistente como las variaciones en los requisitos locales de auditoría, financieros y regulatorios.

Lo mejor de los componentes de la raza

Aunque ya existe mucha inversión dentro de la profesión de auditoría para construir y aprovechar internamente la automatización propietaria y las capacidades cognitivas y analíticas, existen dos enfoques básicos para implementar tecnologías avanzadas externas. Uno es abrazar el enfoque de un solo desarrollador, empleando múltiples capacidades de ese proveedor. El otro es un enfoque “best-of-breed” que emplea componentes de varios desarrolladores. Los avances en las tecnologías cognitivas favorecen cada vez más este último enfoque, dado que incluso los desarrolladores más grandes suelen ofrecer una arquitectura basada en componentes utilizando un conjunto de interfaces de programa de aplicación (API).

Hemos encontrado que el mejor ajuste con las iniciativas de innovación de auditoría de nuestra firma es un enfoque de best-of-breed, que incluye la detección constante de nuevas empresas de nueva tecnología en todo el mundo. Dada la dinámica y el rápido avance del estado actual del mercado de la tecnología, es fundamental crear una plataforma que facilite el “snap-in / snap-out” de las mejores características de tecnología.

Jon Raphael

Este enfoque nos permite aprovechar el gran y creciente ecosistema de las empresas de tecnología cognitiva, muchas de las cuales ofrecen una funcionalidad impresionante con la capacidad de implementar y adaptar las tecnologías para las necesidades de sus clientes.Esto acelera el desarrollo ágil al tiempo que mejora significativamente la velocidad para implementar y escalar aplicaciones y soluciones.

Los proveedores de inicio a veces también ofrecen soluciones tecnológicas específicas que se adaptan bien a los requisitos del proceso de auditoría. Kira Systems, por ejemplo, es una firma con sede en Toronto que se centra en la extracción de términos contractuales de documentos legales. Esta es una capacidad muy útil en el proceso de revisión de documentos dentro de las auditorías. Los auditores históricamente han tenido que leer muchos contratos para extraer términos clave, pero ahora la tecnología de procesamiento de lenguaje natural puede digerir y comprender conceptos clave en los contratos. El procesamiento del lenguaje natural se incrementa con el aprendizaje automático , lo que permite capacitar al sistema en un conjunto de contratos de muestra para que pueda mejorar su capacidad de identificar y extraer términos clave.

Deloitte está utilizando tecnología cognitiva en auditorías para revisar los términos del contrato y los documentos electrónicos. Las revisiones rápidas permitidas por la tecnología cognitiva permiten a los auditores revisar y evaluar muestras más grandes – o llegar al punto en que los auditores pueden revisar el 100% de los contratos. Las revisiones también pueden incorporar la segmentación de documentos, por ejemplo, la separación de contratos que incluyen cláusulas de escalamiento de las que no. Las capacidades de visualización pueden agregarse para mostrar fácilmente, como ejemplo, qué documentos difieren de una línea de base estándar.

Un proceso para el desarrollo de la auditoría cognitiva

Una lección clave que se puede derivar de trabajar con tecnologías cognitivas a través de la auditoría es que una tarea o actividad a menudo no está lista para la transformación cognitiva. Una tarea de auditoría podría, por ejemplo, ejecutarse actualmente de diferentes maneras en todo el mundo para lograr el mismo objetivo. O podría realizarse sin el beneficio de ninguna tecnología, lo que sugiere que puede no haber suficientes datos digitales para un enfoque cognitivo.

Las tecnologías cognitivas atraviesan un espectro que incluye automatización robótica de procesos, automatización inteligente, procesamiento de lenguaje natural, generación de lenguaje natural y aprendizaje automático. Cuanto más compleja sea la tarea de auditoría, más probable es que se necesiten múltiples tecnologías para completar la tarea. Para lograrlo, empleamos un proceso de cinco pasos para trabajar hacia la transformación de una tarea con tecnología cognitiva. Cada uno de los cinco pasos se describe a continuación:

  1. Simplificar y estandarizar. El primer paso es crear un proceso o procedimiento común y simplificado para realizar la tarea. En este punto, no se introducen nuevas tecnologías, sino simplemente la creación de flujos de proceso y documentación de procedimientos. Este paso no es necesariamente fácil, porque a pesar de que las auditorías pueden llevarse a cabo bajo una metodología de auditoría común para facilitar una calidad de auditoría global consistente, los auditores pueden realizar subtareas o rutinas individuales de diferentes maneras alrededor del mundo, dependiendo en parte de cómo La información es recibida (o extraída) de un cliente individual (o sistema del cliente). Este hecho hace que sea mucho más difícil adoptar un enfoque único y tecnológico.
  2. Digitalizar y estructurar. La digitalización – el apoyo a una tarea con alguna forma de tecnología de la información que puede recopilar datos y supervisar el rendimiento – es un requisito previo para las tecnologías cognitivas que aprenden de los datos. La digitalización es también el siguiente paso en la estructuración de la tarea. La tecnología empleada normalmente especifica el orden en que se realizan las actividades.
  3. Automatizar. Una vez que la tarea ha sido digitalizada y estructurada, suele ser un proceso sencillo para automatizar su rendimiento, normalmente con algún tipo de flujo de trabajo propietario o incluso herramienta de automatización de procesos robóticos. Este paso reduce la necesidad de mano de obra y generalmente mejora el tiempo y la consistencia del ciclo. Por ejemplo, Deloitte utiliza la tecnología de flujo de trabajo para automatizar completamente el proceso de confirmación dentro de una auditoría. Hemos construido una plataforma digital integrada para preparar, autorizar, distribuir, recopilar, gestionar y evaluar los resultados del proceso de confirmación.
  4. Analítica y análisis avanzados. Los procesos automatizados pueden ser monitoreados con análisis descriptivos, y pueden ser mejor probados con análisis predictivo o prescriptivo. Además, los datos de los clientes pueden complementarse con datos externos para mejorar aún más el proceso de evaluación del riesgo o para identificar los valores atípicos de las pruebas.
  5. Cognitivo. El paso final en la transformación a una tarea cognoscitiva es implementar realmente tecnologías cognitivas para hacer la tarea más inteligente, aprendiendo de la interacción del auditor con los datos subyacentes (por ejemplo, aprendizaje de la máquina). Las tecnologías cognitivas pueden aprender a realizar la tarea mejor con el tiempo, o pueden aplicar decisiones inteligentes a un aspecto de la tarea (como extraer y analizar las disposiciones del contrato).

Cada uno de estos pasos puede mejorar individualmente la calidad de la auditoría y brindar información más oportuna y significativa. En conjunto, estos pasos están transformando el proceso de auditoría y transformándolo en un proceso de mayor valor agregado para el público inversionista, los clientes y los auditores. Mirando hacia el futuro, vemos muchas oportunidades para innovar y avanzar en la profesión con tecnologías cognitivas para continuar mejorando la confianza de los inversionistas, elevando la calidad de la auditoría e impulsando las ideas.

El Papel Futuro de los Auditores

Se podría pensar que las tecnologías cognitivas reducirían la necesidad de, o posiblemente incluso eliminar, a los auditores. Es cierto que las tecnologías cognitivas permiten la automatización de tareas que se han llevado a cabo manualmente durante décadas, como contar inventarios o redactar comunicaciones. Sin embargo, esto puede liberar el tiempo del auditor para centrarse más en las áreas de riesgo y menos en las tareas de memoria. Sin embargo, el potencial de las tecnologías cognitivas no sólo automatiza las tareas rutinarias sino que también puede mejorar el juicio profesional de un auditor al modelar los procesos de pensamiento que pueden contrastarse con las conclusiones iniciales.

El resultado final es un papel mejorado para los auditores. Libre de realizar tareas manuales repetitivas, pueden mejorar la calidad de la auditoría supervisando los resultados de tareas automatizadas, revisando analíticas avanzadas y evaluando las implicaciones de los hallazgos. Al permitir que los auditores pasen más tiempo ejerciendo su juicio profesional y permitiéndoles comprender mejor el negocio de sus clientes, estamos seguros de que los procesos de auditoría transformados cognitivamente en el futuro también mejorarán las habilidades y la satisfacción del auditor. Aunque se necesitarán nuevas habilidades, veremos mucha demanda de auditores bien entrenados durante las próximas décadas.

Tom Davenport es profesor de tecnología y administración de la información en Babson College y asesor de Deloitte Analytics. Jon Raphael es socio y director de innovación de la práctica de auditoría de Deloitte & Touche LLP.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s